El fiscal pide ahora 9 años de cárcel para el presidente de Torremuelle, Kamran Motamedi, por agredir a un vecino


El pasado mes de junio, el fiscal del Juzgado de lo Penal número 7 de Málaga, tras varias vistas orales y escuchar los testimonios de los implicados, los testigos y los médicos, consideró aumentar su petición de condena a 9 años de cárcel para el presidente de Torremuelle y dueño de Blankko, Kamran Motamedi, y para su hermano y dos personas más por agredir a un vecino de esta urbanización.

Los hechos se produjeron en la tarde del 8 de agosto de 2013, en la zona pública de la torre vigía de Torremuelle, cuando los hermanos Motamedi y nuestro vecino iniciaron un intercambio de palabras a consecuencia de las obras ilegales que estaban realizando en el entorno del monumento.

Según el escrito inicial de la Fiscalía -donde primeramente pedía tres años de cárcel para cada uno de los acusados-, los hermanos Motamedi, "guiados por el ánimo de menoscabar la integridad física" de nuestro vecino, la emprendieron a golpes con él; instante en el que se sumaron dos hombres (trabajadores que se encontraban en ese momento realizando las obras del entorno de la torre) que sujetaron a nuestro vecino de los brazos, inmovilizándolo, para que Kamran Motamedi y su hermano "pudieran golpearle, llegando ambos hermanos, aprovechándose de la incapacidad" de nuestro vecino para defenderse, "a propinarle varios puñetazos en el rostro". Nuestro vecino "cayó al suelo, lo que no frenó a los demás acusados quienes, aprovechando que estaba indefenso, comenzaron a propinarle patadas por el cuerpo", señala el escrito inicial de la Fiscalía.

Como consecuencia de la agresión, nuestro vecino, de más de 60 años de edad, sufrió una serie de policontusiones, hematomas faciales, hemorragia en el ojo izquierdo con cuerpo extraño metálico en su interior y desprendimiento de retina; por lo que tuvo que ser sometido a tres operaciones quirúrgicas. Le quedaron como secuelas la pérdida de visión del ojo izquierdo y trastorno depresivo reactivo.




Dado que los juzgados de lo Penal enjuician los delitos con penas de hasta 5 años de prisión, tope a partir del cual la competencia pasa a las audiencias provinciales, el juez de lo Penal acordó devolver la causa al juzgado de instrucción para que proceda a dictar la apertura de juicio oral ante la Audiencia Provincial de Málaga, por lo que este procedimiento podría alargarse de uno a tres años más, como mínimo.

Condenado por tráfico de drogas.

Cabe recordar que en septiembre de 2015, el presidente de la urbanización Torremuelle y dueño de Blankko, Kamran Motamedi, se declaró culpable en el Juzgado de lo Penal de Málaga por elaboración, tenencia y tráfico de drogas. Fue condenado a 2 años de cárcel y 4000 euros de multa. (AQUÍ)

Motamedi reconoció esos delitos como parte de un acuerdo entre los abogados y el fiscal, por lo que no hizo falta la declaración de los testigos ni de los agentes de la Guardia Civil. El presidente de Torremuelle y el otro implicado que le acompañó, C.J.D.S., reconocieron ser los autores del laboratorio desmantelado por la Guardia Civil en una vivienda de Alhaurín de la Torre en marzo de 2012, donde se pretendía cultivar marihuana a gran escala.

En la sentencia también se señala que Motamedi tuvo en el sótano del Hotel Vista de Rey material para el cultivo de marihuana y que éste fue transportado de Torremuelle a Alhaurín de la Torre con la furgoneta de la Comunidad que aún circula por las calles de esta urbanización realizando labores de mantenimiento.


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Este presidente no se puede echar? No dimite? Por qué no nos reunimos todos los vecinos y pedimos que se vaya? Y los de la junta directiva no dicen nada?

    ResponderEliminar